Usuario
Contrasena

Visión Infantil

Al igual que el resto del organismo, el desarrollo de la visión progresa lentamente y evoluciona hasta convertirse en un sistema casi perfecto.
Al nacer y en una primera etapa, la visión del niño es borrosa y comienza únicamente por responder con un parpadeo al estímulo de una luz brillante. Hacia las seis semanas, los ojos van acomodándose a la luz y aun persistiendo la borrosidad en la visión, el niño es capaz de captar en cierto grado la referencia del rostro materno. Hacia los dos o tres meses responde con seguimiento de los ojos al movimiento de una luz brillante. Para evaluar los ojos nos basamos en diferentes pruebas y exploraciones según la etapa evolutiva.

¿Cuánto ve un niño?

La capacidad de visión del niño va aumentando con el transcurso del tiempo. Siendo conscientes de la relatividad de estos datos diremos que, al mes de nacer, el niño tiene un 5% de la visión que alcanzará de adulto. Esta capacidad pasa a ser del 20 % entre los 2 y los 4 meses, alcanzado entre un 30% y un 40% al cumplir un año. Sólo cuando el niño cumple 3 ó 4 años tendrá una visión entre el 90 y el 100% , en la mayoría de los casos.

¿Cómo valorar la visión en un niño?

En función de las etapas por las que atraviesa el proceso de desarrollo de la visión del niño, las pruebas de evaluación realizadas por el oftalmólogo para verificar la normalidad del proceso de aprendizaje visual son diferentes. En lactantes sólo es posible valorar "que el niño ve", es decir, que hay respuesta y reacciona a los estímulos de una luz, e incluso muestra algún seguimiento al movimiento de una luz brillante. Cuando el niño tiene una edad comprendida entre 2 y 3,5 años se utilizan test de dibujos de objetos y animales que le resulten familiares. Entre 3,5 y 5 años la evaluación se puede hacer con signos y símbolos sencillos y fácilmente identificables. A partir de los cinco años ya se pueden utilizar también los números.

Con independencia de estos test de visión, conviene evaluar no sólo la capacidad visual sino también otros aspectos de la visión que tendrán un protagonismo importante en el desarrollo motriz e intelectual del niño. En este sentido, nos gustaría dejar clara la importancia del conocimiento del sistema visual humano y su desarrollo de forma que los padres puedan colaborar en el diagnóstico y prevención de los problemas que pueden ocasionar graves trastornos en la formación, la psicología y las capacidades intelectuales.

Trastornos visuales más frecuentes

El Ojo Perezoso(Ambliopía):
Hablamos de ojo perezoso cuando uno o los dos ojos no alcanzan la agudeza visual esperada sin causa orgánica que lo justifique, aún llevando gafas con la graduación adecuada para corregir el defecto. Este tipo de anomalía visual afecta al 2-4 % de la población y puede tener distintas causas:

  • El estrabismo (Ojo desviado), no se mantiene la binocularidad. La imagen proveniente de ojo desviado es suprimida por el cerebro. La visión no se desarrolla.
  • En defectos de refracción (Miopía, Hipermetropía y astigmatismo) la calidad de las imágenes recibidas por el cerebro no es la adecuada.
  • En cataratas, alteraciones corneales, Ptosis congénita, oclusiones prolongadas de los ojos, etc.. no llega estímulo suficiente al cerebro .Para el desarrollo visual adecuado, este debe recibir impulsos nerviosos procedentes de los ojos, no sólo de la misma intensidad sino también de un tamaño y forma adecuada.

Tratamiento

Consiste básicamente en estimular el ojo que está retrasado e incluye tres pasos:

Eliminación de los obstáculos a la visión.
Graduación adecuada.
Oclusión del ojo normal para la estimulación de la visión del ojo perezoso.

La eficacia del tratamiento guarda una importante relación con la edad a la que se inició el mismo, y vamos a explicar por qué:

El desarrollo del aparato visual se completa alrededor de los 8 años aproximadamente. Hasta esta edad es teóricamente posible recuperar un ojo perezoso, aunque la eficacia del tratamiento depende mucho de la edad a la que éste comience.

Por eso, debemos empezar cuanto antes a detectar la posible existencia de un problema de este tipo. En general toda ambliopía es recuperable si se empieza a tratar antes de los 3 años.

El Estrabismo

Es la desviación de los ojos con pérdida de la alineación ocular. La desviación puede producirse hacia la zona nasal, hacia fuera o puede ser vertical.

Son varias las causas que pueden provocar un estrabismo:ojo perezoso, defectos refractivos, fibrosis, parálisis de algún movimiento ocular o síndromes congénitos. El estrabismo tiene distintos tipos de tratamiento en función de su origen, edad del paciente y evolución. Para su corrección pueden utilizarse gafas, cirugía o ambos sistemas.

Como siempre, la detección precoz es la mejor garantía de un diagnóstico y tratamiento adecuados. Además, con independencia de la edad del paciente (no sólo niños), cualquier movimiento o gesto que nos haga sospechar la existencia de estrabismo debe ser valorado de forma inmediata.

Defectos de Refracción

El desarrollo del sistema visual de los niños se produce al compás del desarrollo del ojo. El ojo es como una cámara de fotos que enfoca en la retina. Al crecer el ojo, este enfoque puede cambiar y pueden aparecer los defectos de refracción (Miopía, hipermetropía y astigmatismo) deben ser tratados a tiempo.

Al principio, casi todos los niños tienen algo de hipermetropía, que va desapareciendo con el tiempo. Esta hipermetropía en los niños se compensa por la gran capacidad de acomodación del enfoque del ojo en los primeros años.

Una vez más, seguir el desarrollo del sistema visual en el niño de forma periódica es el mejor camino para un tratamiento adecuado de los problemas visuales.

Ptosis Palpebral Congénita

Se define como el descenso o la caída del párpado superior presente al momento del nacimiento, debido a una función deficiente o nula del músculo elevador del párpado superior.

Obstrucción congénita de vías lagrimales

Es una falta de canalización o permeabilidad de las vías lagrimales, por lo general debido a un trastorno en el desarrollo de las mismas. Es una afección frecuente, alrededor del 50% de los bebés al nacer tienen algún grado de obstrucción.

Catarata Congénita

Hablamos de catarata congénita cuando un niño nace con una catarata , es decir, que nace con el cristalino opaco y por lo tanto no le permite ver. La cataratas comprometen la visión si son totales, o centrales y de tamaño importante, como para cubrir el área pupilar (área central del ojo a través de la cual entra la luz).

Glaucoma Congénito

El glaucoma congénito engloba a varios subtipos de glaucoma. Su gravedad varía según la edad de aparición, la agresividad de la enfermedad y de la presencia de malformaciones asociadas. Este tipo de glaucoma es uno de los que tiene un pronóstico más grave, sin embargo no se debe pensar que se asocia irreversiblemente a la ceguera. No obstante, los afectados deben seguir un control oftalmológico adecuado durante toda su vida.