Usuario
Contrasena

Pterigión

¿Qué es el Pterigión?

El Pterigión es un crecimiento fibrovascular benigno de la conjuntiva , el cual aparece como una carnosidad blanquecina que contiene vasos sanguíneos y que se extiende por lo general a la córnea. suele ser bilateral y es más frecuente en el sector interno del ojo. Si un Pterigión crece lo suficientemente grande, eventualmente puede distorsionar la superficie de la córnea, en algunos casos llegar hasta la pupila e interferir con la visión.

Su causa está relacionada con factores ambientales, es más frecuente en personas que pasan gran parte del tiempo al aire libre. La exposición prolongada a luz solar, especialmente a los rayos ultravioletas (UV) y la irritación crónica debida a la sequedad y al polvo, parecen tener un papel importante en su desarrollo.

Se desconoce la causa exacta del Pterigión. Los factores más comunes que contribuyen a su formación son:

Exposición excesiva a la luz del sol, polvo, calor, humo, solventes químicos, antecedentes de familiares con Pterigión, etc.,

¿Qué síntomas produce?

En algunas personas, el pterigión permanece pequeño y no afecta la visión. En otras, crece rápidamente y causa una visión borrosa y una apariencia cosmética anormal.

Los síntomas incluyen:

  • Enrojecimiento
  • Irritación
  • Lagrimeo
  • Sensación de cuerpo extraño
  • Visión borrosa

¿Cuál es el tratamiento del Pterigión?

La cirugía está indicada si el paciente presenta: irritación constante, ojo rojo, dolor ocular, sensación de partícula en el ojo afectado, extensión importante sobre la córnea, condición estética, entre otras.

¿Cuál es su prevención?

Para ayudar a reducir la probabilidad de desarrollar un pterigión, tome las siguientes medidas:
Adecuada protección a la luz ultravioleta con lentes oscuros (gafas de sol).
Proteger los ojos del viento, polvo, contaminantes, y calor excesivo.
Visitar al oftalmólogo, quién dará las recomendaciones oportunas según cada caso.


Pinguécula

La pinguécula es una masa sobreelevada de color amarillento, que se ubica en la misma zona que el pterigión. Es más frecuente en la parte interna del ojo, pero también puede crecer en la región externa. En algunos casos puede ser un precursor del pterigión. No es un tumor, pero sí una alteración del tejido normal como resultado de la acumulación de depósitos y grasa. A diferencia del pterigión, la pingüecula no crece sobre la córnea. Puede ser causada por mala lubricación y por condiciones climáticas similares a las descritas para el pterigión.